3) Contacto visual: Establecer contacto visual con el público durante una presentación es una de las tareas más desafiantes para un presentador, independientemente de su experiencia. Se tiene que notar que hay diferentes factores psicológicos que pueden influenciar en la manera en la que se establece contacto visual con el público. Un sentimiento de inseguridad puede fácilmente ser transformado en una mirada tímida y evasiva que se se puede malinterpretar por parte de la audiencia como falta de conocimiento del expositor. Otro problema que aparece con frecuencia, al establecer contacto visual con el público, es la tendencia a concentrarse excesivamente en un miembro desagradable o desafiente de la audiencia, tratando de justifcar su posición. Esto puede ocurrir en algunas ocasiones de manera consciente o a menudo de forma subconsciente. Esto es el resultado de una comunicación cruzada durante una presentación. Entrenamos a nuestros clientes a aplicar una variedad de técnicas y tácticas para evitar este problema. Establecer contacto visual no significa que se deba escudriñar en el público de manera repetitiva. Se debe utilizar una variedad de tipos de contacto visual desde distintos ángulos y tiempos de contacto. Al principio de la presentación es preciso que el expositor adopte una cara amable y agradable, establezca contacto visual, pudiendo así, comenzar la presentación sin ponerse nervioso. Si hay personas desafiantes dentro del público, el expositor deberá, primero, esperar hasta que se sienta bien y tranquilo consigo mismo para después, sí mirar a este tipo de personas. Se tiene que establecer un contacto visual con los miembros del público de una manera confidencial, pero no se debe confundir este con una mirada frontal. Si se mira fijamente a un miembro del público durante un largo período de la presentación, se crearán sentimientos de incomodidad para el. No olvidemos que establecer contacto visual con una persona conlleva a una excitación psicológica y a un crecimiento de la actividad prefrontal del cerebro. A su vez, se activa el sistema nervioso simpático, siempre y cuando se establezca el contacto visual de una manera amable y confidente. En caso contrario, si se mira a una persona fijamente, ella se podrá sentir amenazada e inquieta. Si se establece contacto visual con un miembro del público que es tímido, el expositor deberá inclinar la espalda o dar medio paso hacia atrás para que la persona no se sienta amenazada. De igual manera, si se establece contacto visual con un miembro del público que se muestra seguro de sí mismo, el expositor tendrá que inclinarse hacia adelante para que la persona del público se sienta implicada en el proceso de la presentación. Cuando se establece contacto visual con cada miembro del público se debe tener en cuenta que hay que ir rotando la mirada por cada una de las personas y jamás mirarla entre los ojos. Esto último debe ser tenido en cuenta porque, teniendo el caso de una audiencia pequeña, la gente lo relaciona directamente con la incertidumbre del presentador. Otro factor a saber, para establecer un contacto visual exitoso, es asegurarse de que el cambio de mirada se haga mirando al lado y no hacia el suelo. Se pueden utilizar muchas técnicas para mantener la atención del público. Por ejemplo, es posible levantar las cejas para mostrar sorpresa, abrir bien los ojos para insinuar un estado de Yo infantil o ingenuo por parte del expositor, logrando que los miembros del público se sientan parte de la exposición y contribuyan a que sea agradable; también se pueden entrecerrar los ojos para destacar la seriedad de un tema.

© M.Khorasani Consulting