3) Estados del yo: En la comunicación con sus empleados, los ejecutivos deben saber que tienen que comunicarse con ellos bajo el estado de adulto a adulto. Generalmente, cada persona tiene tres estados básicos del yo: Padre, Adulto y Niño, que se pueden utilizar de manera intercambiable en una situación comunicativa. Los ejecutivos deben saber que jugar el rol de Padre Nutritivo con sus empleados podría robar todo el sentido de la responsabilidad en ellos. En estado extremo, el modo de comunicación cambia cuando los empleados responden con el estado de Niño a su jefe y esto afecta toda su actitud en su empresa de tal manera que nadie querrá tomar una responsibilidad. Si un jefe exagera de esta forma, tendrá un grupo de empleados que se comportan bajo su estado de Niño; algunos de ellos pueden oponerse a este modo de comunicación, causando así conflictos. Por otro lado, los ejecutivos deben evitar hablar con sus empleados bajo su estado de Padre porque esto obliga a sus empleados a responder bajo el estado de Niño. En las Ciencias de
la Comunicación, a esto se le llama comunicación cruzada. Esta debe evitarse a toda costa. Para no caer en ello, los jefes tienen que hablar con sus empleados bajo el estado de Adulto para asegurar que el canal de comunicación esté obierto durante la discusión entre el y su empleado. A través del mecanismo de juego de rol, y luego con un análisis de video, entrenamos a nuestros clientes a usar esta forma de comunicación en ambientes profesionales. Además hablamos en detalle sobre los diferentes estados del yo como Padre, Adulto y Niño y sus subformas funcionales: Niño Adaptado, Padre Nutritivo, Padre Crítico, Adulto y Niño Libre, Niño Adaptado, Niño Sumiso, Niño Rebelde, Padre Crítico, Padre Nutritivo, Padre Protector, Niño Adaptado, Niño Retraído, etc.

© M.Khorasani Consulting